Hoy catamos Corona de Aragón Special Selección Garnacha 2009, de Grandes Vinos y Viñedos (Cariñena), perteneciente a la colección El Vino de las Piedras 2011.

Forma parte de la familia Corona de Aragón, que se comercializa sólo en tiendas especializadas y sector de restauración. La marca la forman jóvenes, crianzas, reservas y grandes reservas, y el Corona de Aragón Special Selección Garnacha 2009 es uno de sus buques insignia .

El nombre de esta marca hace referencia al Reino de Aragón, y la presentación de todos ellos ha sido cuidada con detalle.

Se presenta en una botella borgoñesa elegante y bien vestida, y en ella se ha cuidado tanto su cápsula, de un bonito color cobre, como su etiqueta, que es muy bonita y luce un dibujo de época en el que se representa a Jaime Primero el Conquistador, uno de los reyes que más destacaron del Reino de Aragón.

Premios Corona de Aragón Special Selección Garnacha 2009, de Grandes Vinos y Viñedos

Esta añada está ya agotada en el mercado, pertenece a la colección El Vino de las Piedras 2011, y tenemos la suerte de poder catar la botella 10.637, que ha terminado en nuestras manos gracias a un regalo de Pedro, un amigo de Cariñena socio de una de las cooperativas que forman Grandes Vinos y Viñedos, que conservaba esta botella en su bodega y la a abierto en nuestro honor para que podamos escribir sobre ella.

 

Detalle de la numeración de esta botella, que pertenece a la colección El Vino de las Piedras 2011, Cariñena

En su paso por el mercado consiguió dos Medallas de Bronce, una en el concurso Decanter World Wine Awards 2011 y otra en el International Wine Challenge 2011.

En el 2012 se le dio una calificación de 88 puntos en Guía Peñín, una puntuación no muy alta pero que se acerca bastante a los tan deseados 90 puntos.

Cata de Corona de Aragón Special Seleción 2009

Las garnachas con las que se ha elaborado este vino han sido cultivadas en el término de Aguarón, entre 600 y 800 metros de altitud en la cara norte de la Sierra de Algairén, en tierras pedregosas de cantos rodados y arcillas.

El vino lleva ya cuatro años en la botella, pero nada más servirlo en la copa se aprecia que sigue conservando un bonito color rojo intenso con tonalidades picota.

A copa parada los aromas se muestran agarrotados, lleva cuatro años sin respirar y eso se le tiene que notar.

Al airear el vino aparecen tímidamente vainillas y cocos generados durante su crianza de 5 meses en barricas de roble francés, pimientas propias de la garnacha y aromas minerales calizos provenientes del terrenos en el que se han cultivado las vides con cuyas uvas se ha elaborado. Pertenece a la Colección del Vino de las Piedras y se merece ese título, ya que los minerales que al principio parecían tímidos van ganando fuerza conforme el vino se va oxigenando.

En boca se muestra potente, intenso, con predominio de tostados y con una tanicidad presente, pero no tan intensa como cabría esperar de una garnacha 100%.

La garnacha muestra su naturaleza en fase visual, aromática y gustativa pero no se muestra tan intensa como en otros vinos de la colección, probablemente porque tendríamos que haberlo catado unos meses antes, quizás 12, porque se aprecia que el vino está comenzando a evolucionar de forma decreciente en fase gustativa y olfativa.

No obstante, a pesar de esto su evolución está siendo muy buena, y estamos seguros de que seguirá siendo un buen caldo al menos otros 12 meses más, antes de que hayan disminuido demasiado sus virtudes. Si contáis con una botella en vuestra bodega os recomendamos que os la bebáis cuanto antes, algunas personas guardan botellas de recuerdo, pero yo siempre he pensado que el recuerdo de un buen vino es el que se guarda después  de haberlo compartido con los amigos.

Pedro ha traído el vino y para agradecérselo y disfrutarlo juntos me puesto a los fogones y lo hemos maridado con este asado de ternasco de Aragón con patatas y cebollas ecológicas.

 

Fotografía de Corona de Aragón Special Selección Garnacha 2009 junto a un plato de asado de ternasco de Aragón con patatas y cebollas ecológicas

No se le puede pedir más a la vida: un buen vino, un buen asado y la compañía de un buen amigo.

¡Saludos y brindis!

email