Hemos pasado los últimos 30 días en China, estudiando las posibilidades de comercialización de los vinos de Bodegas Prinur, que pertenece a la Ruta del Vino del Campo de Cariñena, en este post os contamos las cinco claves del mercado del vino en China.

1.- Los chinos beben licores de uva a los que llaman vino

Se han escrito ríos de tinta y píxeles sobre el mercado de vino en China, y en muchos de ellos se afirma que en China no existe tradición vitivinícola y que están comenzando a cultivar vides hace poco tiempo, lo cual es totalmente falso, ya que según datos históricos en China se cultivan vides desde hace más de 4.000 años y se elaboran con ellas licores desde tiempo inmemorial.

Lo que ocurre es que muchos licores a los que ellos llaman vino no se parecen en nada a lo que nosotros entendemos como tal, y son licores que en Europa calificaríamos como “generosos”.

No obstante, debido al boom que está experimentando el consumo de vino en China (de la bebida que nosotros conocemos como vino) en los últimos años cada vez hay más bodegas Chinas que se animan a producir “vinos tranquilos”.

El mercado del vino en China también cuenta con competidores locales

2.- Un mercado enorme al que le gusta mucho la cerveza

El mercado Chino es enorme, como todos sabemos, con una población de más de 1.500 millones de personas, una clase media en crecimiento y una clase alta escandalosamente rica.

Beber vino en China en cool, los restaurantes más selectos tienen amplias cartas de vinos y las marcas de lujo incluyen el vino en sus publicidades.

En los últimos años los chinos de poder adquisitivo medio/alto están comenzando a consumir vino tal y como nosotros lo entendemos… pero no nos engañemos con esto ya que la cerveza sigue siendo, después del té, la segunda bebida más consumida.

3.- El problema de la protección de las marcas en China

Dice un proverbio chino que no importa el color de un gato siempre y cuando cace ratones, y en China se aplica esto en los negocios, por lo que la protección de las marcas está terriblemente amenazada por las copias… y la del vino también.

En las semanas que hemos estado allí hemos visto marcas chinas que imitan al KFC y a Starbucks que utilizan logos copiados de estas marcas y una estética de sus establecimientos calcada a la de los originales.

Además en las calles de sus ciudades puedes encontrar tiendas que venden copias muy bien hechas de marcas como Nike o Converse.

muchas botellas de vinos de fuera de China que se venden en tiendas no vienen del exterior…

El vino no está exento de esta amenaza, y según rumores muchas botellas de vinos de fuera de China que se venden en tiendas no vienen del exterior sino que las botellas y etiquetas han sido copias y están llenas de vino barato elaborado en China.

4.- Los distribuidores de vino en el mercado chino

Todos los mercados tienen sus particularidades, pero el mercado del vino en China tiene más que en otros países.

China está llena de burocracia y su cultura es muy diferente a la nuestra. Exportar productos a ese país puede ser una auténtica locura de trámites administrativos, y distribuirlos otra locura todavía más grande, porque el color de los gatos no es importante y porque los chinos son lentos en las negociaciones, por lo que la única manera de entrar en el mercado del vino en China es asociándose con una empresa China.

5.- La sociedad China

A pesar de que su idioma y alfabeto son diferentes al nuestro, a pesar de que su religión y cultura es muy diferente a la nuestra … los chinos se parecen a nosotros más de lo que pensábamos antes de realizar este viaje.

Esa frase hecha de “trabajar como chinos” podemos aplicarla en Europa, donde las tiendas de las personas de China tienen horarios muy amplios, y en las fábricas de ese país, donde trabajadores son sometidos a jornadas de trabajo terribles y sin periodos vacacionales, pero en el resto de las empresas de China, y sobretodo en las estatales, se trabaja 35 horas por semana, menos horas que en Europa.

Antes de ir a China pensábamos que los chinos eran reservados, y que tendrían un carácter similar a sus vecinos de Tailandia … pero nada más lejos de la realidad, ya que nos hemos encontrado a una sociedad escandalosa, que alborota mucho cuando habla y curiosa con los extranjeros, y en todas las ciudades que hemos estado nos hemos encontrado con personas que nos paraban por la calle o en los parques y restaurante y nos preguntaban de donde veníamos.

Además, pensábamos que entre el color de los gatos y lo de trabajar como los señores de la China en este país no habría prácticamente actividades de ocio, pero nada más lejos de la realidad, a los chinos les gusta el ocio tanto como a los españoles, y al atardecer los parques y jardines se llenan de personas jugando a las cartas, a juegos de estrategia parecidos al ajedrez y grupos de bailarines que se unen para bailar juntos coreografías.

Y, una de nuestras mayores sorpresas… en China también hay tradición de tapas, no las consumen en el mismo formato que nosotros sino en forma de brocheta, pero toman tentempiés “tipo tapa” a lo largo del día y antes de las comidas, tal y como hacemos los españoles. Algunas de sus tapas son más “normales”, brochetas de calamar o cerdo, y otras más exóticas, como estas de escorpión, que más que una tapa típica China actualmente es un reclamo para turistas como nosotros, que caímos en la tentación de probarlas y nos gustaron mucho.

Tapas de escorpión - gastronomía China

En resumen, hemos vuelto de China con estas dos ideas, que aplicaremos a la comercialización de los vinos de Cariñena en China:

  1. En China se bebe vino, pero no es la gallina de los huevos de oro.
  2. El mercado del vino en China es muy particular, y aunque su sociedad beba mucha cerveza les gusta el ocio y charlar con los amigos, y si sabemos encontrar el canal apropiado estamos seguros de que conseguiremos unas buenas cifras de ventas de vino de Cariñena en China.

Y vosotros, ¿habéis visitado China, qué os pareció el país?

email