Esta pregunta es respondida de vez en cuando por críticos vitivinícolas, prensa especializada, concursos de vinos o periodistas del sector, que se aventuran a señalar a algún vino en concreto y darle el título del mejor vino del mundo, o de la mejor relación calidad precio del planeta, pero… ¿es posible elegir un vino como el mejor del mundo? Es este pos os lo contamos todo sobre tan deseado título.

¿Cuál es el mejor vino del mundo?

Para otorgar tan importante premio los que se atreven a darlo se basan en su propio criterio, en el resultado de un concurso o en el conjunto total de premios que ha recibido un vino concreto en un año determinado.

Un premio como este tiene mucha miga, y las bodegas que han recibido galardones de este tipo hacen uso de esos títulos para tratar de incrementar las ventas de sus caldos, que aparecen en periódicos, publicaciones y otro tipo de canales de comunicación publicitaria.

Es lógico que lo hagan, muchos de nosotros haríamos también lo mismo si tuvieramos una bodega y le dieran a uno de nuestros vinos un título de este tipo pero … ¿realmente es posible calificar un vino como el mejor del mundo? ¿es lógico comparar, por ejemplo, un Pingus con un vino de 2,00€, o una garnacha con un tempranillo? ¿es posible comparar blancos, tintos y rosados y otorgarle a una referencia en concreto el título de mejor relación calidad precio del planeta? …

Yo, sinceramente, pienso que no, creo que no es posible otorgar a un vino el título de mejor del mundo, pienso que es posible dar a un vino un galardón como ganador de un concurso, porque ha sigo elegido por un jurado por consenso, pero de ahí a atreverse a señalar un caldo como el mejor del mundo entiendo que hay una distancia muy grande.

El valor de los críticos de vinos, periodistas, guías y concursos

Con estas opiniones no queremos menospreciar la labor de los críticos vitivinícolas, ni criticar sus guías, ni valorar mal los concursos, ni a los periodistas, ya que creemos que todos ellos son muy importantes para el sector, y cumplen muy bien su labor de difundir la cultura del vino y ayudan a las bodegas a que se conozca su duro trabajo, pero dar títulos como este a un vino no sólo no ayuda a difundir la cultura del vino sino que además confunde a los consumidores, haciéndoles creer que es posible otorgar un galardón de este tipo.

Me encantan las guías de vino, y desde hace muchos años compro de la de José Peñín en cuanto sale al mercado para ver las puntuaciones que ha dado a los vinos de Cariñena y a los del resto de las denominaciones de origen de España.

Me gustan las publicaciones del sector, leo con regularidad diferentes revistas y sobre vinos, y estoy pendiente de los resultados de los concursos Bacos y Bacchus, organizados por la Unión Española de Catadores, pero no uso sus resultados y apreciaciones como si fueran dogmas, sino como referencias para formar opiniones propias.

En mi caso por ejemplo utilizo las puntuaciones de Guía Peñín como punto de partida para seleccionar los vinos que quiero catar cuando voy a hacer un viaje de enoturismo, pero no las tomo como único punto de referencia sino como uno más entre otras fuentes de información que utilizo como referencia, y es para esto para lo que creo que pueden ayudarnos las guías, los críticos vitivinícolas y los concursos, como fuentes de información para formar nuestras propias opiniones.

¿Qué pensáis vosotr@s, leéis guías de vinos u otras publicaciones y las utilizáis como referencia o usáis algún otro tipo de fuentes de información?

email