Recientemente se han publicado las cifras de producción de vino de la última cosecha España se ha situado como el primer productor de vino a nivel mundial con la cosecha 2013, por delante de Francia e Italia. A la espera de la confirmación final de estas cifras que ha avanzado el Ministerio esta es la primera vez desde que se conservan datos en que España es el mayor productor mundial de vinos. Si sólo nos fijamos en este dato esta noticia es buena, pero si analizamos el precio al que ponemos esos vinos en el mercado quizás no lo sea tanto, ¿ser el primer productor de vinos del mundo es un premio o un castigo?

Los mayores productores de vino del mundo

Los tres primeros puestos de productores de vino en el mundo han estado desde hace unos años en manos de Francia, Italia y España, pero hasta ahora nunca habíamos alcanzado el primer puesto. En 2013, con una producción de 50,6 millones de hectolitros hemos superado a Italia (48 millones de hectolitros) y a Francia (43,8 millones de hectolitros).

A pesar de este crecimiento como productores de vinos en consumo de vino en España sigue la tendencia contraria, cae año tras año y hemos pasado desde los 17 millones de hectolitros en 2007 a los 9,3 en 2012.

Ante esta situación la exportación parece ser la única salida a nuestros caldos, pero a pesar de haber mantenido buenas posiciones en el ranking mundial de productores de vino en España no sabemos defender bien nuestros vinos embotellados, y la mayoría de los que producimos los vendemos a graneles a otros países, que se encargan de embotellarllos y que obtienen más margen por ellos.

España vende el vino a granel y otros países lo embotellan y se quedan con el margen

Además, vendemos nuestros graneles baratos y otros países como Francia e Italia  ponen sus vinos en los mercados internacionales de graneles a precios más altos.

El precio medio de nuestra cartera de vinos (graneles y envasados) se sitúan en los mercados internacionales en unos terribles 1,42€/litro, son los segundos más baratos del mundo y sólo Sudáfrica vende su vino más barato que nosotros.

Los espumosos los ponemos en el mercado a un precio medio de 2,68€/litro, los precios más bajos del mercado.

En envasados volvemos a ser los más baratos, con un precio medio de 2,10€/litro.

En graneles llegamos a los 0,63€/litro, y sólo tienen un precio menor los graneles de Sudáfrica, considerados los de más baja calidad del mundo.   

Este nivel de precios de graneles españoles tan bajo hace complicado a los pequeños productores poner sus excedentes en el mercado a un precio lo suficientemente interesante como para conseguir un cierto margen, aunque sea pequeño, y muchas pequeñas bodegas cuando venden graneles tienen que hacerlo a precios por debajo de sus curvas de coste, para poder venderlos y dejar espacio en sus depósitos para la siguiente cosecha. 

Esto hace que todavía exista en España un stock de vino de la campaña pasada de 27,9 millones de hectolitros, lo que hará que este año tengamos que intentar poner en el mercado la friolera de 78,5 millones de hectolitros, casi nada la cifra…

Pero, ¿por qué los vinos españoles se exportan a unos precios tan bajos?

Sin duda los responsables de los precios bajos somos nosotros, los productores de vino, ya que llevamos años arrancando vides centenarias de variedades autóctonas y plantando otras foráneas más jóvenes y productivas. 

El incremento del numero de hectáreas de regadío de nuestros viñedos y una orientación hacia producciones altas ha hecho el resto y con estas acciones hemos conseguido inundar el mercado de vinos de baja calidad y producidos con variedades comunes que no se pueden defender a buenos precios en los mercados internacionales.

Medidas que podemos adoptar para mejorar el sector del vino en España

Estas cifras son desalentadoras, pero ante ellas podemos tomar muchas medidas para conseguir mejorar la situación del sector

  1. Luchar por los vinos de calidad produciendo menos kilogramos de uva por cepa.
  2. Defender variedades autóctonas, que están bien adaptadas al terreno y que nos permitirán diferenciarnos de otros países productores.
  3. Conservar viñedos antiguos que producen vinos de alta calidad.
  4. Fomentar el enoturismo, la cultura del consumo del vino y la venta directa en bodega. En algunos lugares del mundo como en California algunas bodegas venden el 100% de su producción de forma directa a sus visitantes.
  5. Exportar, pero tratar de hacerlo con vino embotellado de calidad alta.

Y vosotros, ¿tenéis alguna sugerencia para tratar de mejorar las exportaciones de vinos?

email