Los fines de semana son un buen momento para aprovechar a preparar las recetas que requieren más tiempo. Este fin de semana nos hemos decidido por esta receta con sardinas, que tiene una dificultad baja pero que requiere tiempo de preparación y macerado. Esperamos que os guste y que disfrutéis de esta receta con sardinas inspirada en una receta de Joan Roca, del Celler de Can Roca: brick de sardinas marinadas y albahaca.

Ingredientes de esta fantástica receta con sardinas

Los ingredientes de esta receta no pueden ser más sencillos y económicos:

 500 gr de sardinas

Un paquete de hojas de brick

Albahaca fresca: una planta de albahaca puede comprarse en una floristería por menos de 2€ y os permitirá tener deliciosas hojas frescas en vuestra casa para esta receta con sardinas y otras elaboraciones.

Medio vaso de vino blanco seco, nosotros por supuesto hemos utilizado vino blanco de Cariñena

El zumo de un limón

Un poco de pimentón dulce, perejil y romero

Aceite de girasol

Sal

Agua

En esta ocasión no tenemos foto inicial de ingredientes, las ganas de prepararla me han hecho olvidarme de hacer esa primera foto que tanto me gusta presentar.

Preparación de esta deliciosa receta con sardinas

Como much@s de vosotr@s sabéis el anisaki es un riesgo del pescado, y para matarlo es necesario congelarlo. Es decisión de cada un@ hacerlo o no, e incluimos esta nota para recordaros que se recomienda congelarlo. Esta receta con sardinas parte ya de unas sardinas descongeladas.

1.- Limpiamos las sardinas retirando cabeza y tripas, las lavamos y las metemos en un bol con agua y hielo durante 30 minutos para que se desangren.

Lomos de sardina limpios y listos para la receta

2.- Las pasamos por debajo del grifo y las metemos en una solución de agua con sal al 10% durante 20 minutos.

Sardinas sumergidas en agua con sal al 10%

3.- Aprovechamos este tiempo para preparar el macerado: mezclamos el medio vaso de vino con el zumo de limón y unos 200cl de aceite de girasol y añadimos una pizca de romero, otra de perejil y otra de pimentón dulce. Podéis probar con diferentes proporciones hasta que encontréis la que más os guste, a nosotros esta nos ha parecido apropiada, dará esta receta con sardinas un rico sabor especiado a limón y a vino.

Como ya os hemos comentado otras veces en las recetas con vino es recomendable usar el mismo con el que la maridaremos, y en este caso hemos elegido un blanco Macabeo de Bodegas Prinur (Cariñena). Podéis utilizar cualquier blanco, pero os recomendamos elegir uno especialmente seco, ya que respetará más el sabor de las sardinas.

 

Si lo preferís podéis utilizar aceite de oliva, nosotros nos hemos decantado por aceite de girasol porque al ser más neutro respetará más el sabor de las sardinas y la albahaca.

4.- Una vez que nuestras sardinas hayan pasado los 20 minutos en la solución de agua con sal las escurrimos un poco en un escurre verduras, las sumergimos en la mezcla que hemos preparado anteriormente y las dejamos macerar durante 60 minutos en la nevera.

Recetas con sardinas: las maceramos durante 60 minutos en aceite, limón, vino y especias

5.- Mientras las sardinas maceran en la nevera hemos aprovechado el tiempo para preparar el resto de ingredientes. Vamos a dar a los bricks forma triangular, y las hojas que hemos comprado tienen forma circular, por lo que es necesario cortar cada una de las hojas en cuatro trozos.

6.- Necesitaremos una hoja de albahaca por brick, es la primera vez que hacemos esta receta y vamos a probar a preparar 10, por lo que hemos cortado, lavado y secado 8 hojas de nuestra planta.

Cuando las cortéis fijaros qué olor más rico se os queda en las manos, y así os haréis una idea de lo buena que va a estar esta receta con sardinas :)

7.- Una vez transcurrido el tiempo de macerado montamos los bricks incluyendo en cada uno una sardina y una hoja de albahaca. Los cerramos en forma triangular.

 

Recetas con sardinas: incluimos en cada brick un lomo de sardina y una hoja de albahaca

Cuando se preparar recetas con bricks y los ingredientes que incluimos en las mismas están mojados, al freírlos corremos el riesgo de que se rompan. La clave para que no os ocurra esto con esta receta de sardinas es utilizar un trozo relativamente grande de brick, cortándolo como os indicábamos más arriba. Así absorberá parte del aceite de la sardina sin saturarse y podréis freírlo sin que se rompa.

Cerramos los bricks dándoles forma triangular

8.- Freímos los bricks en la mezcla de aceite en la que hemos macerado las sardinas … y a disfrutarlas.

Recetas con sardinas y albahaca: bricks listos para disdrutar

Como veis esta es una receta sencilla de preparar, con ingredientes económicos y su única dificultad está en que no se rompan los bricks al freirlos, animaros a prepararla y contadnos qué os ha parecido.

email