Este puente hemos tenido la suerte de poder venirnos a pasar unos días a Sant Carles de la Rápita. No encanta esta zona, bonitos paisajes naturales, con el Delta del Ebro y la Sierra de Montsia, gente muy amable y fantástica gastronomía. En un
post anterior ya hablamos de una bonita actividad gastronómica de la zona una cata de ostras y mejillones del Delta en una batea maridadas con cava y hoy vamos a hablar otra vez de gastronomía, en esta ocasión del Restaurante La Tancada, un modesto restaurante con arroces ricosricos.

La Tancada

La primera vez que vinimos a este restaurante fue por una invitación, mi suegra había oído que se comía bien y nos invitó a una rica paella en esta casa. Cuando llegamos al restaurante nos sorprendió ver que está en un camping, íbamos con muchas expectativas y los restaurantes de camping a veces no son muy buenos… en ellos generalmente se paga mucho por comida no muy buena, pero La Tancada es justo lo contrario y aunque no es un restaurante barato tiene una muy buena relación calidad precio, con platos muy ricos que ofrecen a un precio menor al de otros restaurantes de San Carlos de la Rápita.

El restaurante está como decimos en un camping, a mitad de camino entre San Carlos de la Rapita y la Playa del Trabucador, a unos pocos metros después de pasar Poble Nou.

Es un restaurante normal en cuanto a decoración, pero en cuanto vimos la carta nos encantó ya que apuesta por los productos de la zona, con arroz del Delta del Ebro, mejillones, almejas, langostinos y vino de la Terra Alta.

No encanta el arroz, y cuando es del Delta del Ebro más aún, y aprovechando que estamos en la zona nos hemos pasado a probar su cocina por segunda vez.

La gente del restaurante son muy amables, tiene pinta de ser un negocio familiar en el que toda familia dan el callo y eso se nota. Hemos venido sin reserva, porque pensábamos que siendo invierno y con el frío que está haciendo no iba a ser necesario reservar, pero nada más lejos de la realidad, a pesar de las bajas temperaturas y un viento polar el parking del restaurante lleno hasta la bandera; nos ha tocado esperar pero la espera ha merecido la pena.

De entrantes nos han tentado los prodcutos de la zona y hemos elegido unas ricas navajas y unas ortigas de mar. Desde que Porto Muiños apostara por comercializar algas son un producto común en muchos restaurantes, pero en esta zona siempre se han comido sin tener en cuenta las modas.

De principal hemos elegido un arroz típico de esta zona, el arrosejat, que no habíamos probado hasta hoy y que nos ha encantado. Es parecido a una paella pero en él se sustituyen las verduras por calamares, que se acompañan de gambas, cigalas y alioli, es decir es como una arroz negro pero sin tinta.

Lo hemos acompañado con un blanco de Terra Alta, rico pero que ha resultado ser un poco cabezón.

Para terminar nos hemos dejado llevar por una tentación de chocolate: un riquísimo mousse de avellanas con helado de chocolate, vainilla y brounie.

El precio como os digo no es barato, pero con una buena relación calidad/precio, los dos entrantes, unas generosas raciones de arroz servidas en paellera, un postre que hemos compartido, una botella de agua grande, dos copas de vino y una cerveza sin alcohol nos han costado 59€, 29,50 por persona.

Si venís a San Carlos de la Rápita os aconsejamos pasar por La Tancada, nosotros repetiremos siempre que podamos.

email