Se denomina maridaje de vinos al proceso de unir, metafóricamente, cierto tipo de alimentos con un determinado vino. El objetivo detrás de esta práctica es realzar el sabor y el placer al degustar ambos productos juntos.

Por sus propiedades y características, ciertos vinos son ideales para carnes blancas por ejemplo, mientras que en el otro extremo, otra clase de vino será la adecuada para disfrutar de carnes rojas.

La creencia más común al respecto es que para el pescado, lo ideal es un vino blanco, mientras que para carnes rojas, lo mejor sería un vino tinto.

Pero dentro de estas dos opciones, conviven una infinidad de variables: ¿el pescado también puede combinarse con vino blanco espumoso? En el caso del vino tinto y carnes rojas ¿qué factores influyen? ¿El tipo de preparación de los alimentos por ejemplo?

Como podemos ver, hay una inmensa cantidad de alternativas a considerar antes de definir qué vino comprar para acompañar tus comidas, por ello, hoy queremos contarte qué aspectos debes tener en cuenta y qué vinos imprescindibles no pueden faltar en tu bodega.

Si quieres comprar vino online te damos alguna sugerencia para la combinación con los platos que degustes.

Antes de comprar el vino

El maridaje, del que te hablamos antes, es una tarea que en los restaurantes se ocupa el sommelier, un experto en vinos. Debido a que este conoce tanto la bodega como la carta de platos, es capaz de recomendar un vino específico para disfrutar con una comida en particular. Pero si tienes que hacerlo en soledad, sin la ayuda de un experto calificado ¿qué pasos necesitas dar?

Piensa en los elementos del menú:

Hay que pensar en los elementos que componen el menú entendiéndolo  como un todo, en el que cada uno de estos, forma parte de una experiencia global.

Tipo de carne

Por ello, en primer lugar, tendrás que enfocarte en el tipo de carne que se va a degustar. Como ya explicamos antes, hay un tipo de vino para cada tipo de carne, de hecho, puede que se trate de una cena en la que haya carne blanca, pero no es lo mismo, pollo, pato o conejo ¿verdad?

Preparación

Así como es importante el tipo de carne, también resulta fundamental la forma de preparación.

No es lo mismo preparar una carne a la plancha que hacerlo en un guiso. Del mismo modo influirá si la acompañamos con una salsa. Puede ser carne asada, escalfada, steak tartar o carpaccio, etc. Cualquiera sea la forma en que prepares los alimentos, será un factor a considerar al momento de decidir qué vino comprar.

Temperatura

La temperatura es otro punto clave: ¿servirás tu comida fría o caliente?

Se recomienda siempre compensar la complejidad o sencillez de la comida con la elección del vino. De esta forma, por ejemplo, si preparas carne roja de forma sencilla, con una guarnición básica, podrías combinarlo con un vino con más cuerpo y complejidad.

Ahora sí, con todo esto en mente, te contamos cuáles son los mejores maridajes entre vinos y comidas.

Según el tipo de carne

Carne blanca

La carne de ave tiene bastantes alternativas de maridaje, en función del animal del que provenga y el tipo de preparación. Si se trata de pollo, este va bien con vinos jóvenes y preferiblemente blancos, pero de variedades potentes, sobre todo si es en preparaciones en salsas o guisos.  Si en lugar de esto se sirve pollo asado o a la plancha, los vinos blancos secos pero no ácidos son preferibles.

Si en lugar de pollo, es el pavo el protagonista del plato, un vino blanco Casillero del Diablo de la uva Merlot es la mejor alternativa.

El pato por su parte, requiere de un vino con carácter y por ello, se suele combinar muy bien con la uva Cabernet Sauvignon. El Bosque de Matasnos ( ver aquí) combina a la perfección con este tipo de carne grasa.

Ostras del Delta del Ebro

 

Pescados

Si hablamos de los pescados blancos estos, como habíamos comentado antes, van muy bien con un vino blanco, preferentemente seco y ácido, aunque también con vinos blancos dulces.

Si por el contrario hablamos de un pescado graso, como lo son la caballa, el salmón, el atún o la trucha, se puede utilizar un vino blanco mediterráneo o aventurarse y combinar con un tinto ligero que no tengan un cuerpo excesivo.

Carnes rojas

El vino Bosque de Matasnos es el compañero ideal en el caso de la carne de ternera. No sólo se trata de una bebida que ha recibido un 94 de puntuación en la Guía Peñín, sino que además se trata de un vino tinto de crianza que está repleto de matices inconfundibles, transformándolo en el favorito de aquellos que disfrutan de un vino con personalidad.

Otras opciones son las que ofrece la uva Merlot que nos brinda un excelente vino para acompañar a las carnes a la parrilla o por ejemplo un carpaccio. Abadal 5,  Aia Negre o Bianchi Merlot son muy recomendables.

Si hablamos de carne de ternera asada lo mejor es un Sauvignon, ya que resulta un compañero ideal para concentrar el sabor de esta preparación. Alternativas como el Arrayán Cabernet Sauvignon, Catena Alta o  Castel Bolovanu no permitirán que te equivoques.

 Si en lugar de ello prefieres dejar intacta la esencia de la carne en una preparación mucho más jugosa, entonces el vino rosado puede ser la alternativa que necesitas, dado que este es el más idóneo si se trata de mantener la identidad de esta clase de alimento, porque no interfiere en el gusto original que un plato de este tipo posee por sí solo.

Para preparaciones suaves de carne de ternera, lo aconsejable es combinar con un vino blanco de medio cuerpo. Castillo de Molina, Argento o el Catena son Chardonnay ideales para estas comidas.

En cuanto a la carne de cerdo en general, alternativas como el Pinot Noir resultan muy acertadas. Hablamos de un vino ligero de cuerpo, pero con la acidez necesaria que le brinda el toque de carácter y suavidad que al servirlo entre 13º y 16º lo convertirá en un acierto asegurado.

Alternativas como el Ardhuy Bourgogne, Bassus, Enrique Mendoza o Biu, también son opciones excelentes para combinar con la carne de cerdo.

 

 

email