Esta semana visitamos Bodegas Solar de Urbezo, una de las bodegas privadas de la Ruta del Vino de Cariñena que más años lleva en el mercado, en este post os lo contamos todo sobre la visita.

Historia de los vinos de Bodegas Solar de Urbezo, Denominación de Origen de Cariñena

Bodegas Solar de Urbezo empezó su andadura en el año 1995, cuando su propietario Santiago Gracia tomó el testigo de su familia de viticultores y se aventuró a embotellar sus propios vinos.

Por aquel entonces los vinos de la Denominación de Origen de Cariñena seguían proyectando una imagen de “recios” en el mercado y estaban asociados a vinos de bajo precio, y Bodegas Solar de Urbezo fue la primera bodega de la Denominación de Origen de Cariñena que se atrevió a poner en el mercado vinos de Cariñena elaborados y comercializados desde otro prisma.

El nombre de la bodega hace honor a Antonio Urbezo, pintor aragonés nacido en Cariñena y muy unido a la familia del propietario. Las etiquetas de sus botellas fueron unas de las primeras etiquetas de un Cariñena que se atrevieron a lucir diseños diferentes, inspirados en cuadros de este pintor, y hoy en día, casi 20 años después de su apertura, casi todas sus botellas están fantásticamente adornadas con cuadros de ese pintor.

El primer vino de esta bodega que probé, su Solar de Urbezo Chardonnay me sorprendió muchísimo, por aquel entonces todavía no había tenido la suerte de probar muchos vinos y este caldo, a mi juicio de corte francés, era tan diferente a otros de nuestra zona que me quedé maravillado por su ligereza, frescura, aromas a piña y elegantes sabores.

 Fotografía botella de vino de Bodegas Solar de Urbezo Chardonnay Ruta del Vino de Cariñena

Bodegas Solar de Urbezo se atrevió por aquel entonces a ofrecer un Chardonnay de la Denominación de Origen de Cariñena con un diseño diferente y un corte elegante, y con un precio de 480 pesetas, que aunque hoy no llegarían a 3€ por aquel entonces era un precio mucho más elevado que otros blancos de la Denominación de Origen de Cariñena. Actualmente en la Ruta del Vino de Cariñena existen muchos vinos de calidad alta y precios lógicamente más elevados, pero por aquel entonces Bodegas Solar de Urbezo fueron tachados de locos por ofrecer vinos a ese precio y con diseños tan atrevidos para nuestra zona.

Hoy en día, casi 20 años después, sus vinos y diseños de etiquetas siguen siendo bonitos, pero las personas estamos más acostumbradas a ver diseños de este tipo. Muchas personas de Cariñena no se acuerdan ya de esta historia, pero yo siempre recuerdo la sensación de tuve al catar este primer Chardonnay de Bodegas Solar de Urbezo, y no me cabe duda de que Santiago es un visionario, que se atrevió a nadar contra corriente hace ya casi 20 años.

Visita a Bodegas Solar de Urbezo (Cariñena) y cata guiada de 3 de sus vinos

Loly fue la encargada de presentarnos la bodega, y disfrutamos mucho con las explicaciones que nos dio y con su simpatía.

Primero nos enseñó la zona de recepción de uvas, en la que nos explicó todo el cuidado que tienen con sus viñedos del Campo de Cariñena y la utilización de sistemas de cultivo respetuosos con el medio ambiente.

 Zona recepción de uvas de Bodegas Solar Urbezo, Ruta del vino de Cariñena

Nos comentó que en Bodegas Solar de Urbezo llevan ya varios años utilizando sistemas biológicos de control de plagas, y cómo usan feromonas para crear confusión sexual en la polilla de la vid.

Continuamos la visita por su zona de elaboración, donde nos relató el proceso de vinificación, cómo el exhaustivo control de temperaturas que llevan durante todo el proceso de fermentación y como producen algunos caldos fermentados con lías.

Después pasamos a la zona de crianza, donde nos explicaron el tipo de barricas que utilizan y su cuidada selección de los vinos que eligen para crianzas y reservas.

Fotografía de una barrica de Bodegas Solar Urbezo (Cariñena)

Nos enseñaron también los dormideros en los que descansan sus botellas antes de ponerlas en el mercado.

Y tras ello pasamos a visitar la zona de embotellado.

Fotografía de la visita a Bodegas Solar de Urbezo, zona de embotellado

Cata de vinos de Bodegas Solar de Urbezo, Cariñena

Después de la visita vino lo mejor, la cata de vinos, en la que tuvimos la suerte de contar con Santiago Gracia, el fundador de Bodegas Solar de Urbezo.

Fotografía de Santiago y Loly haciendo la cata guiada en Solar de Urbezo

Para comenzar catamos su Urbezo Chardonnay 2012, que sigue siendo tan maravilloso como esa primera botella que probé hace 19 años. Es un vino fresco, elegante y de corte afrancesado, que va muy bien con todo tipo de mariscos, arroces y pescados.

Después pasamos a catar un rosado, el Urbezo Rosado Merlot 2012, con un bonito color fresa madura y un fantástico sabor a frutas rojas.

Llegó luego el turno de los tintos, y comenzamos con un Urbezo Crianza 2010, lleno de aromas a frutas negras y dulces frutas en boca.

Fotografía de los vinos catados en la visita a Bodegas Solar de Urbezo (Cariñena)

Terminamos la cata con un Urbezo Reserva 2008, que decantaron 30 minutos antes de probarlo, con un intenso aroma a fruta madura y tabacos, que tenía una larguísima expresión en boca.
La visita a bodega tiene un precio de 10,00€, se hace martes a las 16:00 y sábados a las 11,30 y el precio incluye el regalo de una botella de vino jóven Solar de Urbezo Dance del Mar.

A la salida compramos el resto de vinos que no catamos en la bodega y en próximos post os presentaremos nuestras opiniones sobre todos ellos. Y, por supuesto …no me pude resistir a volver a comprar un Bodegas Solar de Urbezo Chardonnay.

Y vosotros, ¿habéis catado los vinos de esta bodega, qué os han parecido?